In Memoriam: D. Jaime Enríquez Paradela (Médico do Hospital S. Pablo de Barcelona)

Publicidade ASPADISI

Con tristura recibimos a nova co falecemento de Don Jaime Enríquez Paradela que aínda que levaba moitos anos en Barcelona exercendo a súa profesión de médico levaba a Carballiño no corazón. Sabemos que era un seguidor habitual de badalnovas.

Queremos facerlle chegar a súa esposa Mariyú e a toda súa familia o noso pesar por tan triste nova

HIPER MASIDE
Esquela por D Jaime Enríquez Paradela

Texto que nos envian os nosos colaboradores José Manuel García Iglesias e Juan Lois Mosquera

José Manuel García Iglesias :

JAIME ENRÍQUEZ PARADELA

Llevó a O Carballiño en el corazón siempre, hasta el día de su muerte, en un anochecer de un día de San Esteban, tan festejado en esa Barcelona en la que vivió buena parte de su vida como profesional de la Medicina,  en un centro tan prestigioso como el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau siendo todo un referente  en su Servicio  de Patología Digestiva y un enorme conocedor de males tales como las Hepatitis B y C,  sobre las que  coordino estudios y publicaciones.

Pero sus orígenes están aquí, entre nosotros. En la casa en la que se encuentran las calles Martínez Avellanosa y Julio Rodríguez Soto estaba su hogar caraballiñés siendo parte de una familia muy querida. Se llamó Jaime Enríquez Paradela pero muchos lo conocíamos, también, como Jaime Parrondo, apellido que provenía de su  abuela, casada con Marcelino Enríquez, de origen asturiano y asentado en estas tierras a finales del siglo XIX.  Fue su padre Jaime Enríquez Parrondo , hermano de Marcelino quien,  como, ingeniero de Obras Públicas, tuvo un protagonismo muy directo en el trazado del ferrocarril por O Carballiño y  en su desarrollo urbanístico.

Para Jaime O Carballiño era raíz, familia, origen, infancia, amistad… Venir aquí le llenaba de recuerdos poblados de nostalgias. Galicia era sentida por él de un modo muy especial. Cada vez que se encontraba con un coterráneo brotaba el idioma gallego de  su boca, siempre dispuesta a la sonrisa amable, a la palabra cordial, a la búsqueda de una complicidad en los demás absolutamente natural porque él era un hombre cortés, de concordia, de bonhomía…

Para muchos, en su recuerdo, el doctor Jaime Enríquez -aquellos que de algún modo lo tuvieron como médico- será considerado como una personalidad extraordinaria. Se dice que la Medicina es una carrera muy vocacional. Para él era algo más: un sacerdocio; fue un defensor a ultranza de la sanidad pública que practicó siempre. Hacer el bien, mostrar ternura ante el desvalido, otorgar la palabra de esperanza precisa eran dones que fluían de su hacer diario, con la naturalidad de quien es así: un hombre sabio y bueno.

Se murió como 79 años.  En el recordatorio, que  pide, para él,  una oración,  hay una portada: la iglesia de la Veracruz .  Mariyú, su mujer, contará, a lo largo de su vida,  con  el enorme legado de haber tenido a su lado a todo un caballero,  a un amante esposo y a un padre único. Fue , para muchos, uno de esos hombres a los que mereció la pena conocer y sentir como un  entrañable amigo. Desde que se supo, entre nosotros, en O Carballiño, que se había muerto el sentimiento de reconocimiento fue unánime. Descanse en la paz que tanto practicó en vida.

José Manuel García Iglesias

Juan Lois Mosquera

Fallecimiento Jaime

Desde badalnovas.com os deseo informar que el pasado sábado, 26 de diciembre, falleció, en su casa de Barcelona, el medico carballinés Jaime Enríquez Paradela a la edad de 79 años.

Jaime había realizado sus estudios primarios (de 3 a 10 años) en nuestro Colegio de las Monjas Franciscanas. El bachillerato lo cursó como alumno interno en el Colegio de los Jesuitas en Vigo. Su carrera de Medicina la llevó acabo en la Facultad correspondiente de la Universidad de Santiago.

Posteriormente, su actividad profesional ya como medico la desarrollo en el Hospital San Pablo de Barcelona en la especialidad de internista, con una especial dedicación a temas de la hepatitis. Su estancia en tierras catalanas a lo largo de tantos años (más de 50) lo había convertido para sus innumerables amigos, en una especie de Embajador en aquella ciudad, Barcelona, principalmente, en lo se refería a cuestiones médicas.

Su, siempre, desinteresada ayuda con todos aquellos carballineses que necesitaban de su colaboración y consejos, fue, quizás, la “esencia “de su personalidad de sus últimos años. A lo largo del año, solía visitarnos en dos ocasiones- verano y Navidades y, todavía, el cercano 22 de diciembre nos felicitó las Fiestas con un “Bon Nadal 2020 y un-vacunoso- 2021. Abrazos “.

Intuyendo representar  los pensamientos de todos sus amigos y conocidos, por medio de badalnovas.com (de la que era un asiduo lector) le enviamos nuestro más sentido pésame a su viuda Mariyu y a sus hermanos Luis y Mary Carmen. Querido Jaime, gracias por tu amistad y  descansa en paz.

Juan Lois Mosquera.