Relato de Juan Lois Mosquera “Imaginarias librerias carballinesas”

IES CHAMOSO LAMAS

Juan Lois Mosquera


En nuestro  entorno, 1945-1950, quizás   todavía antes , llegó  a formar parte del ” imaginario popular” ( principalmente del que suscribe ,ja ja)  el que  en  algunas librerías ( Bazar X , D. Vicente Torrado, Magariños, Soto, etc ) las ventas o transacciones comerciales de los libros  se realizaban de una forma singular o muy particular.

HIPER MASIDE

De un amplio surtido de libros, cualquier  título de los mismos, la transacción económica se efectuaba, más o menos, de la forma  siguiente: desde un sencillo y breve libro de cuentos infantiles hasta los volúmenes más extensos, por ejemplo  Los hermanos  Karamazov  a  El Quijote, en principio, se vendían todos al mismo precio (supongamos a 500  pesetas de aquella, una gran cantidad, equivalente y en valor actual a unos 50 euros, aproximadamente).

No nos olvidemos que estoy escribiendo, desde mi subjetividad, acerca de librerías de un muy antiguo ” imaginario popular ” con lo cual, muy facilmente, pueden mezclarse recuerdos antiguos  ocasionales con los deseos o la imaginación del autor  de esta  sencilla historia. El librero  fijaba el precio  de cualquier libro en las 500 pesetas  ( equivalente  ,tal como ya indicamos a los 50 euros, en valor de ahora) que el cliente debía abonar  al retirar el ejemplar que hubiese elegido.

Pero si antes de 10 o 15 días, el comprador volvía a la librería y superaba satisfactoriamente  un test del conocimiento ( una especie de variante del test de Turing) sobre el contenido del libro adquirido, el librero le devolvía entonces, por ejemplo, 40 euros. O sea, la diferencia entre lo que había entregado previamente (una especie de señal, como solía denominársele) y el valor real  o verdadero del libro adquirido.

Librería Torrado

Para ello, el librero invitaba al cliente a un discreto despacho interior  y allí le presentaba un amplio cuestionario  que contenía preguntas  sobre el libro adquirido, para que lo cumplimentase y, luego, revisado  detenidamente  por éste, en una breve conversación, comprobaba  si, efectivamente, había leído y comprendido el contenido  del libro.

Por el contrario, si el librero se daba perfecta  cuenta de  que el  paisano no había leído página alguna del ejemplar escogido, no le devolvía nada de las 500 pesetas  recibidas  a la entrega del mismo .
Otras ciudades tienen, también, particularidades acerca de sus librerías. Tengo entendido  que en Buenos Aires,  la ciudad del mundo que tiene la proporción mayor de librerías respecto a su número de habitantes, algunas de ellas, situadas en las calles más importantes,  se mantenían abiertas las 24 horas del día, con el fin de atender a sus  numerosos clientes en cualquier  momento,  bien por la mañana tarde o de madrugada.


Como información complementaria, lamentablemente, en muchos pueblos y ciudades de España, por aquella  época  (1945-1950), con cierta frecuencia, se compraban los libros como objeto material, sin tener en cuenta, en absoluto, el contenido de los mismos o las bellas historias que se contaban en sus páginas interiores.

Libreria Soto

En esos casos, al considerar el libro, únicamente, un objeto material, un libro tanto servía, por ejemplo, para calzar un armario y que quedase  bien nivelado, como,  para colocarlos ( los gruesos volúmenes) en las sillas que se utilizaban en las fiestas  familiares ( primeras comuniones, bautizos, fiestas Patronales de Septiembre, Navidades, etc) donde debían sentarse los niños y que así, sus cabezas, pudiesen sobrepasar el nivel superior  de las mesas de los solemnes comedores utilizadas en las mismas y alcanzar con comodidad los platos, tenedores  y cuchillos  que iban usarse para comer.


Otra variante de la utilización de los libros como objeto material, en bastantes casas, adquirían ,también,  en las librerías 1 o 2 metros  de lomos de libros, ( principalmente, enciclopedias,) para decorar o rellenar los anaqueles  o estantes de algún mueble  recientemente comprado y destinado  al salón principal de la casa.

Eiqui estaba a librería Magariños

En algunas ocasiones, en esos metros de libro, únicamente, en los lomos – figuraba el título de las novelas, ensayo, poesía, filosofía, etcétera- pero realmente,  tras  los mismos  no había  página de texto alguno.

Verdaderamente, es un poco triste que alguien entre en una librería y adquiera un libro no con el deseo de leerlo y disfrutarlo ( casi, hacerse con un amigo más) sino, fundamentalmente, con el fin de comprar un objeto  físico y material para resolver problemas de intendencia que tienen en su domicilio  ( nivelar un armario, que los niños puedan sentarse más altos en las  sillas o rellenar huecos en las estanterías de los muebles más destacados del salón, etcétera).
Por  lo expuesto anteriormente, no veo descabellada la idea de que algunos libreros de antaño, tratasen ,económicamente,  de forma muy distinta a los clientes que  evidentemente compran un libro para leerlo y disfrutarlo, tal como si fuese un nuevo amigo de los que, únicamente, lo consideran un objeto material sin importarle lo  más mínimo  el contenido  del mismo..
Lector, ¿ verdad que son hermosas estas historias de nuestro  ” antiguo imaginario popular” ( adornadas con cierta ficción por quien las suscribe, ja,  ja) sobre algunas curiosas librerías carballinesas  que, en principio, vendían todos sus libros   al mismo precio?

Música sugerida: “Amancio Prada. Libre te quiero. Poema de Agustín García Calvo”


Curriculum de Juan Lois Mosquera :

Nacido en 1942-Bachillerato por libre en Colegio Isabel La Católica. Preuniversitario Instituto Otero Pedrayo de Ourense. Estudios de Perito Industrial Electricidad en Vigo ( los actuales Ingenieros Técnicos). Actividad profesional en la multinacional Siemens-Vigo (30 años) y Redcom – Vigo (Empresa de Telecomunicaciones). Desde su jubilación en el año 2.001,reside en O Carballiño. 

—————————————————————————————————

Outros artigos de Juan Lois Mosquera

Filosofía de lo cotidiano (11): Posibles ejemplos de discursos liberatorios

Juan Lois Mosquera: Fiestas Patronales de Septiembre. Musicalidad sonora de nuestros soportales

Relatos de Juan Lois Mosquera: “Entierros en el Asilo”

Estancia del RCD Español en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (10): Quizás, curiosas divagaciones sobre la felicidad y la tristeza

O Carballiño- Curiosas formas de barrer

Filosofía de lo cotidiano (9):¿Somos dueños de nuestros pensamientos?

Filosofía de lo cotidiano (8): Cafeterías- Relojes para conversar mejor

Verano 1947-Los hermanos Magariños se ahogan en el rio Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (7) : El curioso placer de tener un ” enemigo”

La Carreira: hace años, calle llena de oficios y de actividad económica artesanal

Filosofía de lo cotidiano ( 6) : “El “valor de las sorpresas”

Antiguos juegos populares extinguidos

Los Rivera, cuatro hermanos que jugaron en el Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (5): La importancia de nuestros nombres de pila

Antiguas tradiciones extinguidas:-El oso y el pandero-

Filosofía de lo cotidiano (4) La Paradoja de Bertrand Russell

Nuestro Parque precursor de Twitter y Facebook

Filosofía de lo cotidiano (3): La mayoría tenemos teorías para todo

Curiosa “anécdota e historia “, ocurrida en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (2)

El ultimo coche de caballos en O Carballiño

Corolarios para una filosofía de lo cotidiano

Curiosa historia de nuestro Reloj de la Plaza

Curiosas historias de nuestra “ Fonte do Concello”

Posibles axiomas para una filosofía de lo cotidiano