La burbuja y el rescate ( II )

Publicidade ASPADISI

Miguel Mosquera Paans, escritor


En la entrega precedente se explicaba cómo se fraguó la burbuja inmobiliaria. De que modo la banca en general se pasó por el arco del triunfo los Acuerdos de Basilea — por los que se rigen las relaciones multilaterales entre entidades crediticias—, y cómo tras desplumarse entre ellos se descapitalizaron.

HIPER MASIDE

Sin liquidez, en España se echó mano de un instrumento bursátil que los pequeños ahorradores y cuentacorrentistas no conocían ni en su casa a la hora de comer, desvalijando sus cuentas a cambio de papel de estraza, descapitalizándose por segunda vez, lo que finalmente daría lugar al rescate bancario, que a viva voz muchos ciudadanos aún hoy reclaman que se devuelva. En total 60.000 millones de euros del primer gobierno de Rajoy, después del aval de 100.000 millones del gobierno de Zapatero,  clientes ordinarios sin efectivo y desollados.

Pero para entender lo que sucedió es necesario entender algún concepto. En primer lugar una cuestión que tiene que ver con a regionalización europea. Así, una de las primeras consecuencias del ingreso de España en la Unión Europea y su moneda única, fue la pérdida de soberanía del Banco de España a favor del Banco Central Europeo, que no queda demasiado claro si está mangoneado por el Bundesbank alemán.

Lo siguiente atañe a la naturaleza de las entidades de crédito españolas, donde con frecuencia se confunden bancos y Cajas de ahorro, metiendo a todos en el mismo saco. La realidad es que, mientras los primeros son empresas económicas cuyo negocio principal es el dinero y su razón de ser, la búsqueda de beneficios, las cajas de ahorros son sociedades coooperativas, es decir, su fin no es obtener beneficios económicos sino excedentes, que en teoría deberían reinvertirse en su localización.

La segunda diferencia entre bancos y cajas es que los primeros se ordenan por Consejos de  dirección y administración, por lo general integrados por individuos formados y capacitados en la gestión empresarial y, más en concreto, en la banca. En las cajas de ahorro por lo general acabó aterrizando políticos, sindicalistas y libre designados, cuya lealtad estaba más cerca de sus formaciones políticas y sindicales que del interés de los ahorradores. De modo que estos cargos expoliaron los recursos de las cajas de ahorro hasta dejarlas totalmente endeudadas. La respuesta del Gobierno de turno consistió en fusionar las cajas, financiarlas con el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), transformarlas para que dejaran de ser cajas, convirtiéndose en bancos,  y ponerlas a la venta a quien comprarlas quisiera.

Hay que matizar que fueron esos bancos resultantes de la fusión de las cajas de ahorro lo que se financió. No los bancos, que en este país jamás fueron rescatados. Valga como ejemplo los bancos  Siero, del Norte y Murciano, del padre de Rodrigo Rato; el Atlántico de Ruiz-Mateos,  o los casos más recientes del Pastor y el Popular. Lo que se financió fue las cajas bancarizadas, pero los bancos que adquirieron estas entidades sí pagaron el rescate bancario, en muchas ocasiones con creces.


Outros ártigos de Míguel Mosquera Paans:

La burbuja y el rescate

El piloto y la nao

El precio de la libertad

Autosuficiencia

Darla con queso

Teatrocracia

Casa con dos puertas…

Parabellum

Sota, caballo, rey

Las concertinas

Relaciones internacionales

Ministerio de tozudez

Precisiones

Los Olvidados

La última frontera

Viajeros al tren

A opinión de Míguel Mosquera Paans: ” O Enchufe “

A opinión de Míguel Mosquera Paans: ” El sexo de la pobreza “

A opinión de Míguel Mosquera Paans: ” El rédito de la mentira “

A opinión de Míguel Mosquera Paans: ” Ajeno “

A opinión de Míguel Mosquera Paans: Memoria Democrática

Non Omnis Moriar